Home / Reflexión / EL AMOR ES INCONDICIONAL

EL AMOR ES INCONDICIONAL

Romanos 5:8.  Dios demuestra su amor para con nosotros, en que, siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.

Si alguien te preguntara: “¿Por qué amas a tu esposa?” o “¿Por qué amas a tu esposo?”, ¿qué dirías?

La mayoría de los hombres mencionarían la belleza de su esposa, su sentido del humor, su bondad, su fortaleza interna. Quizá, hablarían de su capacidad para cocinar, su don para decorar o de lo buena madre que es. Probablemente, las mujeres dirían algo sobre lo atractivo que es su esposo o sobre su personalidad. Lo elogiarían por su firmeza y por su carácter estable.

Dirían que lo aman porque siempre está allí cuando lo necesitan, Es generoso. Es servicial.

¿Pero qué sucedería si con el correr de los años, tu cónyuge dejara de ser todas estas cosas? ¿Seguirías amándolo? En función de lo que contestaste antes, la única respuesta lógica sería “no”. Si todas las razones por las que amas a tu cónyuge tienen que ver con sus cualidades el fundamento de tu amor se esfuma.

El amor sólo puede durar toda la vida si es incondicional

La Biblia se refiere a esta clase de amor con el uso de la palabra griega ágape.
Es distinto de las otras clases de amor: fileos (la amistad) y eros (el amor sexual). Por supuesto, tanto la amistad como el sexo ocupan un lugar importante en el matrimonio, sin embargo, si tu matrimonio depende por completo de tener intereses en común o de disfrutar de una vida sexual saludable, los cimientos de tu relación son inestables.

El fileos y el eros son más aceptables por naturaleza y pueden fluctuar según los sentimientos. Por otro lado, el amor ágape es desinteresado e incondicional.

El amor ágape es un amor que se manifiesta “en la salud y la enfermedad”, “en la prosperidad y en la adversidad”, en buenos y malos momentos. Es la única clase de amor verdadero. Esto se debe a que es la clase de amor que Dios tiene. No nos ama porque lo merezcamos sino porque Él es amoroso.

La Biblia dice: “En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que Él nos amó a nosotros y envió a su Hijo como propiciación por nuestros pecados” (1 Juan 4:10).

“Nosotros amamos, porque Él nos amó primero” (1 Juan 4:19). Si un hombre le dice a su esposa: “Ya no estoy enamorado de ti”, lo que en realidad está diciendo es: “Para empezar, nunca te amé en forma incondicional”. Su amor se apoyaba en sentimientos o circunstancias en lugar del compromiso.
Es el resultado de edificar un matrimonio sobre el amor/íleos o eros.

El amor incondicional, el amor ágape, no oscilará con el tiempo ni las circunstancias.

Sin embargo, no quiere decir que el amor que haya comenzado por razones erróneas no pueda ser restaurado y redimido. 

Es más, cuando reconstruyes tu matrimonio con el ágape como fundamento, los aspectos de amistad y romance de tu amor se vuelven aún más atractivos que nunca.
A menos que le permitas a Dios que comience a cultivar este tipo de amor dentro de ti, lucharás y no lograrás alcanzar esta clase de matrimonio.

El amor que “todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta” (1Corintios 13:7) no surge en nuestro interior. Sólo puede venir de Dios.
Debes recibirlo y transmitirlo.

Y cuando tu cónyuge comience a vivir cómodamente bajo su sombra, no debes sorprenderte si amarlo te resulta más fácil que antes, Ya no dirás: “Te amo porque…” Ahora, dirás: “Te amo y punto”

About JESUS TE AMA

Check Also

PORQUE TU HABITACIÓN ES IMPORTANTE ?

Dice la palabra de Dios en Mateo 6.6 ” Mas tú, cuando ores, entra en …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *