Home / Vida Espiritual / LAS PIEDRAS DE GRAN VALOR

LAS PIEDRAS DE GRAN VALOR

Porque yo sé los planes que tengo acerca de vosotros, dice Jehova, planes de bienestar y no de mal, para daros porvenir y esperanza. Entonces me invocaréis. Vendréis y oraréis a mí, y yo os escucharé. Jeremías 29:11-12

Una noche se encontraban tres jinetes cabalgando a través del desierto; una oscuridad tan espesa, como nunca antes ellos pudieron alguna vez presenciar. Debían recorrer por la noche, debían aprender a ser verdaderos jinetes; cuando hay luz cualquiera es experto, cuando vas a lo seguro, cuando la luz te guía el camino. Pero al llegar la noche, solo los más valientes se atreven a desafiar la circunstancia de incertidumbre abrumadora que produce la oscuridad.

En un momento el guía los hizo parar y les ordenó cargar todas las piedras que les fuesen posible; algunos de ellos se quejaron, otros no fueron tan obedientes, insinuando que aquel mandato era una locura. En un momento el guía le dice que ya era tiempo de dejarles solo, y que si no hicieron caso ante su pedido, al amanecer sentirían una felicidad rebosante y culpa tan abrumadora que les daría ganas de llorar.

Ellos no lo entendieron, al momento en que el guía dio se dio la vuelta, aquellos jinetes no tardaron en alivianar sus cargas dejando algunas piedras antes de cruzar el río. El sol comenzó a salir, y una luz inminente y resplandeciente se podía distinguir de dentro de sus mazmorras; -Si, las piedras que habían cargado no eran más y nada menos que rubíes, zafiros de todos los tamaños, topacios, esmeraldas…

Definitivamente piedras preciosas y de gran valor. De inmediato desearon regresar, se sintieron tristes y felices y ahí entendieron la palabra del guía. Sus lamentos solo eran: ¿”porque no hicimos caso a la simple orden que nos dieron?”.

Así somos los seres humanos, Dios pone cargas en nuestros equipajes para enseñarnos lecciones; nosotros le criticamos y no confiamos en su plan. Por eso muchas veces quedamos chasqueados. Siempre pensamos sabernos todo el contenido, y hasta burlamos sus pedidos.
Este día puede ser un día de guardar piedras en tu mazmorra, no importa en el lugar en que te encuentres pregúntate que harás . Dios irá en tú ayuda.

About JESUS TE AMA

Check Also

DIME SI LE CONOCES

Los que confían en Jehová son como el monte de Sion, Que no se mueve, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *